martes, 16 de julio de 2013

Desvernos

Mis lagrimales enmohecidos 
se inflaman contemplativos
observo la cáfila
de remanso en remanso

observo esas flores marchitas
esas que en tu vida se incrustan
te envenan, trepanan, devanan
te recorren y apareces frente a todo

emparedado por olas siberianas
en el ceñir de temores inefables
como muriendo en un retorno híbrido
de ilusiones desterradas, idas de pronto

ya no seré tu fantasma
mi umbral entumecido florece
mis gestos desvanecidos demudan en risas furtivas
aquí el idioma de los árboles es más fuerte que el de las cornisas

en las comisuras de tus palabras
se queda el firmamento y nuestro trecho
como tus ojos en barbecho
que solo miran y nada dicen

Los recuerdos languidecen se tornan gélidos
y sigues sin decir nada
se viene el deshielo del tiempo
y más allá aguarda el mar 


La bandera de la algarabía




en el negro abanderado  
engarzado de rubíes y amatistas insidiosas 
camino hacia la irrupción despótica
 estalla la grieta vandálica 

en el paraje perdido 
por la verdad que mengua oscureciéndose
mientras la autoridad con ponzoña se blande
en el viejo camino carnívoro ya recorrido

la senda ensangrentada del caído
al cancerbero guía 
para defender al perjuro pérfido del nacido
en la penumbra incubado y mal habido

los inoculados se liberan sin llave
se levantan embargados por el verde valle
que socorre su espíritu amputado
afectado por la palidez del vacío

La noche del mundo acaece 
espaldas rastreras desnudan el día
la profundidad de sus cuestas
y la eternidad de sus vueltas

rocían el último albor 
derramando la esperanza
para que un nuevo día
la vuelva a matar

viernes, 14 de junio de 2013

Piratas del tiempo

Alicia -¿Cuánto tiempo es para siempre?

Conejo Blanco -A veces, solo un segundo.




levantémonos las iras escarchadas
desgarremos nuestros iris taciturnos
confabulándonos para hacernos en el horizonte
así nos gusta ver el cielo hecho jirones

tirémonos por la borda y hagámonos a la mar

iremos como volviendo, erraremos haciendo lo correcto
contemplaremos una y otra vez el firmamento hilado por nuestros ojos
velaremos el caos que se estrella en tus estrellas
persuadiremos la nada para hablar y estar en ella


tirémonos por la borda y hagámonos a la mar

pasemos por desiertos colgantes e inundados por soledades expropiadas
saludemos al espíritu feliz junto a la tripulación pictórica de nuestra bitácora feliz
escalemos entre lianas perpetuas
hasta llegar a los andares ri-sueños, recónditos


tirémonos por la borda y hagámonos a la mar

navegaré por tus fiordos
hasta en-callar en las brumas de tus ojos
hasta que las tímidas olas se batan a duelo
con los desafiantes fuegos del cielo

 para contornear las verdades infinitas
 para pasearme por tus escurridizos corredores fugaces
 para bailar nuestros despertares lobeznos
 para todo y para nada, pero para siempre


tirémonos por la borda y hagámonos al amar